Ir al contenido principal

Uso del lenguaje e igualdad de género


Hace unos días, el pleno de la Real Academia Española de la Lengua aprobaba un informe de uno de sus académicos sobre el uso del lenguaje no sexista. En dicho informe la academia concluye que el uso del lenguaje no sexista nos impediría hablar y critica las guías publicadas por universidades, movimientos sociales y sindicales con indicaciones sobre el uso del lenguaje inclusivo. No sorprende que en una institución famosa por su endogamia y su carácter conservador sus miembros puedan tener posiciones políticas también de este perfil, pero merece la pena reflexionar sobre el grado de oportunidad del posicionamiento político por parte de la institución, de  cuyos académicos, en cuanto que tales, se espera el cuidado del lenguaje, independientemente de los intereses políticos que pueda haber detrás de cada uso.

Porque el uso inclusivo del lenguaje no es una cuestión lingüística sino política. Tanto las propuestas relativas a la búsqueda de términos genéricos neutros (por ejemplo “ciudadanía” en lugar de “ciudadanos”), como las propuestas orientadas a visibilizar los dos géneros con el empleo del término en masculino y en femenino, respetan la gramática igual que los masculinos genéricos, pero tratan de ir más allá, hacia un objetivo político como la igualdad de género. Se puede estar en desacuerdo con la importancia del lenguaje en la pelea por la igualdad (yo personalmente pienso que es un elemento muy importante), pero ambas opciones lo son dentro de un debate político mientras se respete la gramática como de hecho hacen las propuestas de las guías sobre uso del lenguaje no sexista.

Por otro lado, desde un punto de vista lingüístico, una de las riquezas de cualquier idioma está ligada a su capacidad para expresar matices. Recuerdo a mi profesora de latín repetirnos una y mil veces que en castellano no existen los sinónimos perfectos, porque cada palabra describe una realidad distinta, aunque únicamente se diferencie en matices aparentemente insignificantes. El castellano contiene términos como la palabra “cosa” con los que podemos referirnos a casi cualquier realidad. Sin embargo, si quiero describir lo que veo en mi habitación, puede ser más útil utilizar la palabra “mobiliario”. No obstante, como la realidad silla y la realidad escritorio son distintas, sería más apropiado no utilizar “mobiliario” sino “silla” y “escritorio”, “estantería”, “mesa”, etc. Cualquier análisis que compare la realidad social hombre con la realidad mujer constata que no son realidades iguales, como tampoco lo son las realidades trabajador y trabajadora. En el caso de la trabajadora, lo que la realidad nos dice es que gana un 25% menos que el trabajador realizando el mismo trabajo y además se hace cargo del 80% de las personas en situación de dependencia, frente al 20% que atiende la realidad masculina. La tasa de actividad masculina supera en 14 puntos la femenina, y por efecto de la discriminación horizontal, las mujeres ocupan mayoritariamente los sectores más precarios, peor pagados o más ligados a las funciones sociales históricamente atribuidas al género femenino, fundamentalmente relacionadas con los cuidados. Y podríamos citar una larga lista de elementos diferenciadores.

Optar por “cosa” o “mobiliario” para describir la realidad de mi habitación, o por el masculino genérico “trabajador” o “ciudadano” es un empobrecimiento del lenguaje que ninguna institución encargada de su cuidado debe promover. El masculino genérico existe en castellano como existe la palabra “cosa”, pero su ausencia de matiz no nos permite afinar en la descripción de la realidad. Y la opción de utilizar los términos en masculino y femenino también existe, que no se nos olvide, y no atenta contra ninguna regla gramatical. Cuando digo trabajadores y trabajadoras uso el lenguaje con corrección, pero además nombro con dos palabras diferentes dos realidades distintas, como cuando utilizo silla y escritorio para hablar del mobiliario de mi habitación.

Comentarios

Fernando Flórez ha dicho que…
He leído con interés esta entrada y, en general, estoy de acuerdo con ella. Ahora bien, no estoy de acuerdo en el caso particular de lo que pueda aportar la utilización del género como identificador de categorías o identidades diferentes en todo contexto.

Obviamente no es lo mismo hablar de trabajadores que de trabajadoras, especialmente cuando se entra en el detalle de sus condiciones, necesidades, especificidades, etcétera. Pero el castellano no prevé la utilización del género como distintitivo salvo que, efectivamente, se quiera remarcar una diferencia. Se me ocurre la diferencia entre ventana y ventano, donde ventano sí tiene sentido al referirse a una ventana pequeña. Pero hablar de leones y leonas, por ejemplo, en el contexto de la diversidad biológica en un ecosistema, no creo que aporte ninguna riqueza, salvo el alargamiento innecesario del discurso. Es curioso que el castellano, como otros muchos idiomas, se apoye en el concepto de la economía, de tal forma que todo aquello que no aporta nada al discurso se simplifica o desaparece. Y suele ocurrir que el alargamiento innecesario del lenguaje se asocia más con actitudes ampulosas o que ocultan carencias idiomáticas con el exceso pirotécnico de vocablos absurdos o imposibles. Pienso en la sesquipedalia o verbosidad.

En mi opinión hay innumerables casos en los que el uso del género es útil y enriquece el discurso. No obstante, en otros muchos casos no aporta nada salvo el apunte a modas o tendencias ajenas al uso sensato del idioma.

No tiene sentido hablar de los y las votantes a no ser que se quiera estratificar su reparto, por ejemplo. Si se quiere indicar cuántos fumadores hay en España, no aporta nada hablar de fumadores y fumadoras a menos que, acto seguido, se identificasen las diferencias por sexo en el consumo, las enfermedades asociadas u otras consideraciones.

Creo que la igualdad de género, si a lo que se refiere es a la igualdad entre sexos, se puede asegurar no tanto con el uso vacío del idioma sino con la abundancia de matices y con la utilización adecuada y respetuosa de las diferencias, que no es lo mismo que la desigualdad.

Un saludo.
Anónimo ha dicho que…
IGUALDAD DE GÉNERO


Por Salomé Seminario

La igualdad de género no solo se debe a hombres y a mujeres por diferencias físicas o psicológicas, si no también por el lenguaje para definir algo o alguien en diferentes ámbitos.
Porque definirse a nosotros los estudiantes como, “señores” y “señoritas”, estimulando a una separación de dos grupos tanto de hombres como de mujeres, aquí no se ve el significado de igualdad sino está estimulando a una desigualdad entre estudiantes, porque no definirnos con una palabra que engloba nuestra etapa de colegio como “jóvenes”.
En el castellano se ve la utilización de palabras de forma plural masculina para definir a hombres y a mujeres como una sola por ejemplo, “trabajadores “(englobando a ambos géneros), no es igual que decir “trabajadoras”(solo mujeres), esto solo se puede hacer cuando se entra en detalle.
Porque alargar un discurso, si podemos agregar una sola palabra para definir a ambos géneros, sin discriminación alguna, ya que esto puede ser causa de conflictos en la sociedad.
En el castellano hay diferentes maneras para expresarse a todos y todas sin apartar a nadie, por ejemplo, si en un estado se quiere ver un porcentaje de consumidores de alcohol abarca a hombres y mujeres, pero si queremos entrar en más detalles la forma correcta de expresarnos seria, un porcentaje de consumo de alcohol en las mujeres y un porcentaje de consumo de alcohol en los hombres.
Aunque hay personas que no aceptan estas clases de definiciones, porque no podemos definirnos a las mujeres como “bomberas” sino como bomberos, hay partes donde una persona se puede ver discriminada por el ser hombre o mujer.
La igualdad solo debería referirse a los sexos y no referirse a un léxico donde se puede relacionar palabras con cosas diferentes, simplemente es cuestión de tener una lengua y expresión más bien de respeto y adecuado para transmitir igualdad y no desigualdad.
Tener las palabras correctas para transmitir algo a varias personas por el motivo que sea.

saludos.

Entradas populares de este blog

La "industria de la felicidad" contra la empatía

La industria de la felicidad no deja espacio para el pensamiento negativo. Ha convertido el “derecho” a buscar la felicidad en una obligación de la que, además, eres el único responsable. Si no has conseguido alcanzar tus metas es porque no has sonreído lo suficiente, no has participado en suficientes talleres de musicoterapia o no te has gastado suficiente salario en clases de “mindfulness”. Porque todo el mundo sabe que si deseas algo con suficiente fuerza, lo vas a conseguir seguro (con ayuda del universo, que conspira a favor de la gente positiva). Además, seguramente sigues rodeado de gente negativa, esos chupasangres empeñados en tener problemas de todo tipo: puede que incluso alguna persona de tu entorno haya perdido recientemente a un ser querido y esté empeñada en estar triste por su pérdida, en lugar de sonreír y apuntarse a algún taller de arteterapia.
La industria de la felicidad es el paso siguiente en el desarrollo cultural neoliberal, la última frontera en la atomiza…

¿Mujeres como las de antes?

Buscando en el baúl de los recuerdos, Pérez-Reverte se ha encontrado con Ava Gardner, Sophia Loren y Grace Kelly, entre otras, a la salida del Palace. Caminaba, según nos cuenta en este artículo (http://www.perezreverte.com/articulo/patentes-corso/156/mujeres-como-las-de-antes/) con su amigo Javier Marías divagando sobre la condición femenina, vista desde la condición masculina (como "sexo, no como género, imbéciles"), para llegar a la conclusión, y probarla más allá de toda duda, de que ya no hay mujeres como las de antes. Nótese que el autor era alumbrado desde el cascarón de huevo del Hotel Palace, ese reducto de irrealidad para "gente bien" que tanto se parece a la realidad cotidiana de la mayoría de la gente. Sin duda un buen minarete desde el que observar la realidad del siglo XXI. Al menos igual de bueno que el ejercicio de generalización sobre la condición femenina a partir de los estereotipos del cine de Hollywood de los años 50 y 60.
Yo escribo desde el S…