Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2015

Baltimore: un requiem por el fin del trabajo

"They used to make steel there, no?" ("Allí fabricaban acero, ¿no?)- Spiros Vondas(The Wire, 5º capítulo, segunda temporada).
Frank Sovotka es un antihéroe de aspiraciones honorables y métodos que terminan asociándole con el crimen organizado y el tráfico de seres humanos. Desde la dirección del sindicato de estibadores del puerto de Baltimore, trata de agarrarse a un mundo que desaparece, en un empeño obsesivo, aunque comprensible, por conseguir el dragado del canal en la desembocadura del Patapsco para la entrada de nuevos barcos que resuciten el que antaño fue uno de los mayores puertos comerciales del mundo. Quiere trabajo para los suyos y sólo puede conseguirlo comprando influencia política en un sistema en el que los partidos se financian con donaciones "anónimas", y por lo tanto a través de lobbies de presión. Y la jugada le cuesta la vida a trece chicas, doce de ellas asfixiadas en un contenedor de mercancías apilado en los muelles. Frank paga con su p…

Carnés de ciudadanía

La retórica es un desagüe por el que se escurren los significados al retorcer los significantes. Por eso, a pesar de mi defensa del concepto de ciudadanía como una clave fundamental en las relaciones democráticas, tengo que apuntar algunas precauciones. O quizás porque, precisamente la condición de ciudadanía me parece la órbita sobre la que hacer girar otro concepto elemental, el de derechos, creo que merece la pena señalar los usos interesados que, vaciando el concepto de contenidos, buscan una diferenciación tramposa entre ciudadanos, o la desposesión de la condición de ciudadanía en función del ejercicio de la libertad de conciencia.
Porque cuando Pablo Iglesias arenga a sus candidatos regionales definiéndoles como ciudadanos en vez de políticos. Cuando define, no sólo Iglesias, las candidaturas de su cuerda como candidaturas ciudadanas diferenciándolas de las demás. O cuando utiliza la oposición casta-ciudadanía, está despojando de nuestra condición ciudadana a quienes defendemo…

El régimen de la alcachofa

Seguir una dieta de adelgazamiento es un ejercicio de voluntad mediante el cual el interesado o interesada reducen el marco de alimentos permitidos, o su cantidad, para alcalzar el objetivo deseado: perder peso. En sus variantes más radicales, esa reducción del espectro alimenticio puede llegar a casi la ingesta de un único alimento, apartando el resto de forma interesada para adelgazar rápidamente. Nadie duda de que estos regímenes no son generalizables, y que sólo sirven (en el mejor de los casos) para alcanzar los intereses de quien los practica, en ocasiones corriendo riesgos importantes.
Para quienes practican el discurso del "régimen del 78", como para quienes siguen el régimen de la alcachofa, la estrechez de su ingesta diaria de contenidos (históricos o calóricos) sólo puede ser entendida desde la búsqueda de un interés particular, y nunca como un modo adecuado de alimentarse, tanto cultural como gastronómicamente. En ambos casos se obvia aquello que no sirve para ade…