Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2012

Sobre el precio de la democracia. Nihilismo y cuentas claras.

En mi vida académica he tenido muy buenos y muy malos profesores. Sin embargo, a pesar de las malas experiencias, ayer por la mañana me manifestaba junto a miles de madrileños, soportando la lluvia, para defender los servicios públicos y contra los recortes en sanidad y educación. Hay quién podría ver en el ejemplo del mal profesorado una causa suficiente para poner en cuestión el sistema público educativo al completo. Posiciones nihilistas conocemos en todas las facetas de la vida social y política. No obstante, es posible construir un discurso coherente de defensa de lo público que supere las contradicciones nihilistas sin una negación sistémica. Si hoy la escuela pública es susceptible de mejorar, lo es, en gran medida, por la falta de apoyos institucionales y ciudadanos. Son malos tiempos para lo público, pero no sólo por su desmantelamiento planificado y por su falta de recursos económicos. La ciudadanía se ha desentendido de los valores colectivos que le dan sentido a lo públic…

¡Gobernad!

¡Gobernad![*] Esta es la cifra: 5.639.500. Estas son las personas desempleadas en España según el informe de la EPA para el primer trimestre del año 2012. Procuro no pasar por las cifras como pasan los trenes por el paisaje, desdibujando los contornos y mostrando un garabato de la superficie. Para conocer los lugares hay que mancharse los zapatos, detenerse en el camino y arrimarse a la vida de las gentes. 5.639.500 es una cifra elevada o pequeña según con qué se compare. No es nada en términos astronómicos si hablamos, por ejemplo, de kilómetros, o en términos económicos si hablamos de los beneficios generados por la burbuja inmobiliaria durante la etapa expansiva. Pero es un horror en términos humanos. Son más de 5,5 millones de sueños frustrados y de alas rotas, de proyectos personales y familiares que van a tener que esperar de forma indefinida si es que tienen posibilidad alguna vez de realizarse. Sólo se vive una vez. Qué menos que sentir un escalofrío y congoja ante las cifras.…

Síntomas

Cuando se carece de herramientas para la observación directa de los entresijos de cualquier organismo en toda su complejidad, las orientaciones para el diagnóstico las dan los síntomas. En las ciencias sociales, al no ser exactas, los síntomas juegan un papel central, como lo siguen jugando en la medicina y otras ciencias. ¿Está enferma nuestra democracia? No tenemos analíticas, TACs ni Resonancias Magnéticas para el diagnóstico objetivo, pero podemos reflexionar alrededor de los síntomas.
La crisis económica ha puesto encima de la mesa las consecuencias de la dieta liberal. El atracón de libre mercado y la borrachera de financiarización de la economía han postrado en una cama a la convaleciente Europa, y muy especialmente a España. Parece que sin el sano ejercicio de la equidad y el reparto justo de la riqueza, cuando las diferencias sociales engordan hasta la obesidad, el corazón se resiente y el organismo enferma. En esas estamos. Postrados y agonizando.
Nos dicen los doctores del…

El precio de cuatro cafés: democracia descafeinada

Se quejaba Albert Camus, al comienzo de la guerra fría, de que medio mundo renunciaba a la justicia para defender la libertad y el otro medio a la libertad para defender la justicia. Entendía la justicia como igualdad, y la separación de justicia y libertad como una división artificial, puesto que ambas deben encontrar su límite la una en la otra. Europa, sin embargo, comenzaba un proyecto que trataba de hacer compatibles los dos conceptos. El pacto social europeo, con su modelo basado en el Estado del Bienestar, permitió definir la democracia en occidente como una suma de justicia en libertad, añadiendo a la descafeinada definición anglosajona un componente social y humano del que carecía. Comienza entonces el auge de los servicios públicos y los sistemas de protección social con los que Europa ha querido definirse y diferenciarse del resto del llamado “mundo libre”, abriendo espacios para la negociación colectiva y el diálogo social. Era un marco con grandes carencias, porque ningu…

Una posición sobre el tema YPF a favor de los trabajadores

El ruido es un elemento más de la comunicación. Puede ser un fondo inevitable sobre el que escucharse sin problemas, o los árboles que no nos dejan ver el bosque. En política, últimamente, casi siempre es lo segundo, sirviendo de manera interesada a unos y otros para no permitir el debate en profundidad de las cuestiones sobre las que tienen intereses. Así anda el patio, y no verlo es hacerse trampas al solitario. Por eso debemos desconfiar de la política del aspaviento y la proclama, porque suelen generar un ruido que ensordece para el debate serio y riguroso, para la política con mayúscula.
Hace unos días, el gobierno argentino decidía hacerse con el 51% de las acciones de YPF, la petrolera filial de REPSOL. Y a partir de aquí, un estruendo ensordecedor ha impedido una reflexión colectiva meditada, tranquila y responsable sobre las causas reales y las posibles consecuencias de dicha decisión. Alusiones a la patria (tanto española como argentina), a la nacionalización de los sectore…

Certezas o incertidumbres (superando el realismo y las vanguardias).

Es tan fácil (y tentador) encuadrarse en una tradición poética como eludirlas todas; entregarse a las certezas del legado, como a disimular las inevitables preferencias disfrazando toda la creación poética de hallazgo personal. Y sin embargo, ni es posible escapar a la propia individualidad con sus vivencias personales y el bagaje propio de experiencias, ni puede crearse en el vacío. ¿Significa eso vivir en una indefinición permanente, en una ausencia de valores poéticos concretos?
Los jóvenes poetas somos tentados constantemente por el inconformismo de una vanguardia que hemos leído como parte de la tradición, y en la que podemos hallar su gran contradicción permanente: estaba llamada a superar todas las definiciones, pero es posible encontrarle una definición. No obstante, como dice Luis García Montero, las vanguardias son hoy una tradición más, un conjunto de técnicas de las que se puede aprender, pero no una perspectiva innovadora. Por otro lado, conocemos la experiencia racional…

Sodomía presupuestaria

Me permitirán mis amigos y amigas LGTB que llame a las cosas por su nombre: ya está aquí la derecha dando por culo. Nos prometieron la Ciudad de Dios y nos están sometiendo a un via crucis de recortes y destrucción masiva de empleo. Iban a sacarnos de la crisis. Tenían la varita mágica y a Dios de su parte (o al menos a sus insignes enviados en la tierra). Pero los caminos del señor Rajoy son inescrutables, y quieren hacernos creer que inexpugnables, y no está hecha la miel para la boca del asno (que ha vivido por encima de sus posibilidades), y prometer hasta el meter y una vez metido nada de lo prometido y etc… Porque a quién buen árbol se arrima buena sombra le cobija, y eso han pensado los ministros del Partido Popular cuando han optado por no salir de la sombra del ciprés alemán, que es tan alargada como sus Legiones Cóndor (económicas, se entiende).
Terminaba la semana santa cristiana con la prima de riesgo española rozando records históricos, lo que en términos religiosos es u…