Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de octubre, 2016

La deshumanización del tiempo

Sería interesante escribir una historia del tiempo, un recorrido por el valor y el sentido que el tiempo ha tenido a lo largo de nuestra historia y para cada cultura. En occidente, por ejemplo, se sacralizó enseguida, primero como mecanismo de consolidación de los ciclos de las estaciones en la dinámica social (había que comportarse y hacer cosas distintas para prepararse y sobrevivir en cada estación), y después separando su dimensión terrenal de la celestial. Bajo la promesa de vida eterna del cristianismo se consagraba el tiempo tras la muerte, se degradaba el tiempo como valor en vida.
La edad moderna nos ayudó a desacralizarlo. A medida que se consolidó como fundamental en física fue adquiriendo un papel instrumental en dos sentidos. El tiempo era un elemento humano en la medida en que nos servía para explicar los fenómenos físicos, y además podía medirse. Pero también era parte del escenario de la vida (junto con el espacio físico). Fue una conquista formidable. Nos apropiamos d…

La política de la capucha

Encuentro en el pudor un potente acicate para la decencia política. La vergüenza puede ser una motivación muy fuerte para enfrentar la realidad de manera exigente. Nadie quiere tropezar en público, por eso las personas pudorosas tratamos de mostrar cierto rigor en lo que hacemos y decimos. Siempre hay gente desvergonzada que coge la linde sin miramientos, pero en cierto modo el pudor hace que mayoritariamente nos esforcemos por buscarle un sentido político a lo que hacemos.
Del mismo modo, me parece imprescindible la claridad en la cadena de responsabilidades. Para quien puede tomar una decisión política desde el anonimato no es difícil desentenderse de las consecuencias y, por lo tanto, no tenerlas en cuenta. Por eso, como el pudor, la cara descubierta es fundamental para la democracia. Sin rendición de cuentas, sin asunción de responsabilidades por nuestros actos políticos, terminaríamos viviendo en una sociedad de la impunidad, donde por la falta de consecuencias las decisiones se…

La “derechización” del mundo

Hemos sabido estos días que Colombia ha dicho "no" al proceso de paz en su referéndum. No puede extrañarnos a estas alturas que una consulta popular tenga un resultado conservador. Lo hemos visto en el proceso de consulta sobre el Brexit, en las elecciones generales en España o en los procesos electorales de la Europa central y del Este. Vivimos con frustración desde la izquierda un pasado reciente en el que creímos poder decir que los gobiernos estaban separados de sus sociedades, que las instituciones de la UE, por ejemplo, no representaban la voluntad real del pueblo europeo. Yo ahora tengo mis dudas. No creo que esa separación sea tal en lo ideológico: la sociedad es de derechas.
Conviene que empecemos lo antes posible a afrontar esta realidad terrible. La crisis económica y la gestión conservadora de la misma han dado lugar a una respuesta ciudadana paradójicamente más conservadora, a pesar de las secuelas sociales que generan sus políticas. Así, la insolidaridad europ…